Biombo. Sarao en un jardín


  • Sobre el recurso

    Título(s)
    Título
    Biombo. Sarao en un jardín

    Cédula

    Biombo elaborado en óleo sobre tela montado en diez hojas de madera unidas por bisagras que le dan su carácter de plegable.

    En este biombo se retrata un sarao en un jardín en el que se entretienen varios personajes tocando música, bailando y escanciando la copa durante un atardecer. En él podemos admirar la vestimenta y atisbar los pasatiempos de las clases acomodadas del final de la época novohispana.

    El biombo mexicano es una muestra importante del arte civil del siglo XVIII, cuyas manifestaciones fueron muy reducidas debido a las estrictas reglas de los gremios de pintores, que daban predominio a las representaciones religiosas. El lienzo se observa reentelado y la pintura muestra craqueladuras, perdida de capa pictórica y degradación de color que pone en evidencia la base de preparación y marcas del bastidor. Presenta, además, restitución de color por la técnica de Riggattino en diferentes partes de la pintura.

    Historia.- De los tesoros traídos de Oriente a la Nueva España, el biombo se adoptó en forma definitiva, que tomó carta de naturaleza novohispana durante más de dos siglos, convirtiéndose en mueble indispensable tanto en palacios públicos, como en iglesias, conventos, mansiones y casas modestas.

    Los biombos, además de su carácter práctico como "protectores contra el viento" (origen de su nombre japonés byo, protección, y bu, viento), ofrecían intimidad y aportaban un toque de suntuosa belleza. Los primeros biombos conocidos en Europa fueron obsequiados en España a Felipe II por cuatro jóvenes japoneses, convertidos al cristianismo, presentados por el jesuita Diego de Mesquita. Este mismo grupo, proveniente de "Cipango" (Japón), presentó su adhesión a la iglesia de Roma, después del concilio de Trento, y durante su visita obsequió otro par de biombos semejantes al papa Gregorio XIII; este regalo, realizado en 1585, llamó poderosamente la atención a este pontífice, que pasó a la historia por haber reformado el calendario, que rige al mundo desde entonces. Si en Europa los biombos se conocieron desde esta época, en la Nueva España hicieron su aparición a principios del siglo XVII. Estos muebles -se sabe que eran laqueados y dorados- fueron enviados por el shogún (general en jefe de los ejércitos del emperador japonés) Date Masuname al entonces virrey don Luis de Velasco hijo, quien los recibió de manos del embajador Rocuemón Hasekura (1614-1620). El embajador venía acompañado por un grupo que estudiaría las técnicas mineras; y es probable que justamente este grupo, para mostrar sus talentos artesanales, haya enseñado la fabricación de biombos: "vistosos lienzos pintados a imitación de la China", según lo describe el capuchino Francisco de Ajofrín, en su diario del viaje que hizo por América en el siglo XVIII. Hay también una nota interesante sobre los biombos, escrita por el mártir Francisco Pedro Bautista, desde Manila, cuando viajó en el séquito que envió el gobernador Pérez de Mariñas al emperador de Japón: "llamado Taycozama, en cuyo aposento... Las tablas [del biombo] eran de oro..." La invención del biombo se originó en Corea, y rápidamente se difundió por China y Japón, países que le añadieron adaptaciones propias, pero conservando siempre la estructura original.


    Temática
    Tópico
    Biombos
    Vida cotidiana
    Temporal
    Época Virreinal

    Origen
    Lugar
    México

    Tipo de recurso
    Imagen fija
    Mobiliario

    Género
    Mobiliario

    Descripción física
    Técnica decorativa
    Pulido
    Aplicación de óleo sobre tela
    Barnizado
    Material
    Madera
    Metal
    Tela
    Barniz
    Pigmento al óleo
    Técnica de manufactura
    Tallado
    Ensamblado
    Claveteado
    Cortado
    Pegado
    Ancho
    200 cm
    Alto
    545 cm

    Ubicación
    Museo Nacional de Historia, Castillo de Chapultepec

    Condiciones de uso
    D.R. Instituto Nacional de Antropología e Historia, México

    Creative Commons License

    Sobre el registro

    Identificadores
    MID
    72_20160405-150000:3484
    Inventario
    10-130731 0/10

    Catalogación
    Fuente
    Instituto Nacional de Antropología e Historia
    Idioma
    Español

    Digitalización
    Formato del original (GMD)
    Arte original
    Origen del recurso digital
    Reformateado digital
    Formato del recurso digital
    Image/vnd.sealedmedia.softseal-jpg
    Calidad del recurso digital
    Acceso

    Área de procedencia
    Museo Nacional de Historia, Castillo de Chapultepec

  • Archivo original (JPG) 6.76 MiB
    Imagen mediana (JPG) 136.44 KiB
    Ver

    Descargar
    Imagen miniatura (JPG) 74.26 KiB
    Ver

    Descargar
      Dublin Core (DC)
      Metadata Object Description Schema (MODS)
      MAchine-Readable Cataloging (MARC)

    Permisos de uso

    Estas imágenes y archivos se pueden consultar, guardar y distribuir sin fines comerciales, siempre que se especifíquen los correspondientes derechos de autor, así como el hipervínculo completo dentro de la Mediateca INAH.

    Para solicitar la reproducción de fotografías y los permisos para utilizarlas, consulte el portal único de trámites del INAH en la siguiente dirección:

    Solicitud de autorización de reproducción de imágenes

  • Vista Impresión



    Título(s)
    Título
    Biombo. Sarao en un jardín

    Cédula

    Biombo elaborado en óleo sobre tela montado en diez hojas de madera unidas por bisagras que le dan su carácter de plegable.

    En este biombo se retrata un sarao en un jardín en el que se entretienen varios personajes tocando música, bailando y escanciando la copa durante un atardecer. En él podemos admirar la vestimenta y atisbar los pasatiempos de las clases acomodadas del final de la época novohispana.

    El biombo mexicano es una muestra importante del arte civil del siglo XVIII, cuyas manifestaciones fueron muy reducidas debido a las estrictas reglas de los gremios de pintores, que daban predominio a las representaciones religiosas. El lienzo se observa reentelado y la pintura muestra craqueladuras, perdida de capa pictórica y degradación de color que pone en evidencia la base de preparación y marcas del bastidor. Presenta, además, restitución de color por la técnica de Riggattino en diferentes partes de la pintura.

    Historia.- De los tesoros traídos de Oriente a la Nueva España, el biombo se adoptó en forma definitiva, que tomó carta de naturaleza novohispana durante más de dos siglos, convirtiéndose en mueble indispensable tanto en palacios públicos, como en iglesias, conventos, mansiones y casas modestas.

    Los biombos, además de su carácter práctico como "protectores contra el viento" (origen de su nombre japonés byo, protección, y bu, viento), ofrecían intimidad y aportaban un toque de suntuosa belleza. Los primeros biombos conocidos en Europa fueron obsequiados en España a Felipe II por cuatro jóvenes japoneses, convertidos al cristianismo, presentados por el jesuita Diego de Mesquita. Este mismo grupo, proveniente de "Cipango" (Japón), presentó su adhesión a la iglesia de Roma, después del concilio de Trento, y durante su visita obsequió otro par de biombos semejantes al papa Gregorio XIII; este regalo, realizado en 1585, llamó poderosamente la atención a este pontífice, que pasó a la historia por haber reformado el calendario, que rige al mundo desde entonces. Si en Europa los biombos se conocieron desde esta época, en la Nueva España hicieron su aparición a principios del siglo XVII. Estos muebles -se sabe que eran laqueados y dorados- fueron enviados por el shogún (general en jefe de los ejércitos del emperador japonés) Date Masuname al entonces virrey don Luis de Velasco hijo, quien los recibió de manos del embajador Rocuemón Hasekura (1614-1620). El embajador venía acompañado por un grupo que estudiaría las técnicas mineras; y es probable que justamente este grupo, para mostrar sus talentos artesanales, haya enseñado la fabricación de biombos: "vistosos lienzos pintados a imitación de la China", según lo describe el capuchino Francisco de Ajofrín, en su diario del viaje que hizo por América en el siglo XVIII. Hay también una nota interesante sobre los biombos, escrita por el mártir Francisco Pedro Bautista, desde Manila, cuando viajó en el séquito que envió el gobernador Pérez de Mariñas al emperador de Japón: "llamado Taycozama, en cuyo aposento... Las tablas [del biombo] eran de oro..." La invención del biombo se originó en Corea, y rápidamente se difundió por China y Japón, países que le añadieron adaptaciones propias, pero conservando siempre la estructura original.


    Temática
    Tópico
    Biombos
    Vida cotidiana
    Temporal
    Época Virreinal

    Origen
    Lugar
    México

    Tipo de recurso
    Imagen fija
    Mobiliario

    Género
    Mobiliario

    Descripción física
    Técnica decorativa
    Pulido
    Aplicación de óleo sobre tela
    Barnizado
    Material
    Madera
    Metal
    Tela
    Barniz
    Pigmento al óleo
    Técnica de manufactura
    Tallado
    Ensamblado
    Claveteado
    Cortado
    Pegado
    Ancho
    200 cm
    Alto
    545 cm

    Ubicación
    Museo Nacional de Historia, Castillo de Chapultepec

    Condiciones de uso
    D.R. Instituto Nacional de Antropología e Historia, México

    Creative Commons License


    Identificadores
    MID
    72_20160405-150000:3484
    Inventario
    10-130731 0/10

    Catalogación
    Fuente
    Instituto Nacional de Antropología e Historia
    Idioma
    Español

    Digitalización
    Formato del original (GMD)
    Arte original
    Origen del recurso digital
    Reformateado digital
    Formato del recurso digital
    Image/vnd.sealedmedia.softseal-jpg
    Calidad del recurso digital
    Acceso

    Área de procedencia
    Museo Nacional de Historia, Castillo de Chapultepec

  • MI MEDIATECA

    Mi Mediateca es un espacio personal para guardar y organizar la información que mas te interesa de la Mediateca.

    Para poder utilizar debes tener una cuenta de usuario e iniciar sesión.




Este objeto es parte de


AVISO LEGAL
La integración, estandarización y revisión de los objetos que contiene este repositorio digital son actividades continuas por lo que los datos pueden cambiar parcial o totalmente en cualquier momento. Todos los contenidos de este portal pertenecen al Instituto Nacional de Antropología e Historia. La información y los archivos puede ser descargados y compartidos sin fines comerciales siempre que se reconozca su autor y no sean alterados.