Este kothón o vasija cretense está decorado con motivos de bucranium y labrys, el primero proviene del griego que nombra el cráneo de un buey y el segundo es un hacha de doble filo considerada un símbolo de poder y deidad femenina.

La labrys está asociada con el culto a la diosa soberana de la Creta minoica, así como a su poder creativo y destructivo. También se conoce como un instrumento empleado por la amazonas tanto para pelear como para trabajar. Se han encontrado algunas labrys tan grandes que superan la altura de un hombre y se cree que eran empuñadas por las sacerdotisas durante los sacrificios de toros.

El original de este ejemplar se encuentra en el Museo Arqueológico de Heraklion en Creta. Puedes conocer la réplica en el Museo Nacional de las Culturas del Mundo y en la Mediateca INAH.

Ir al contenido