La pinacoteca de Yucatán lleva el nombre del pintor yucateco más importante del siglo XIX.

Gamboa Guzmán (1853-1892) se formó en importantes escuelas de arte en Europa, a sus 25 años ingresó a la Academia de Bellas Artes de París y posteriormente estudió en la academia de Justin Lequien, donde años después fungió como director gracias a su calidad artística. Durante los ocho años de su estancia en Europa, realizó también estudios de pintura en España e Italia.

Fue un pintor clave en el desarrollo de la pintura moderna en Yucatán. Sus pinturas pueden ubicarse dentro de la escuela del naturalismo moderno francés, la cual se caracteriza por presentar al humano determinado por su herencia genética y su entorno, y por retratar la realidad cotidiana de la clase popular sin adornos y sin idealizar.

Su legado consta de más de 136 óleos. En la pinacoteca del estado se encuentran tres de sus dibujos a lápiz, el retrato de Vicente Gabriel Gahona (conocido como Picheta), “Idilio de carnaval”, “La unión”, “Música celestial” (su pintura más destacada), y este retrato suyo pintado por Torres Gamboa. Conoce los últimos dos en el repositorio Mediateca INAH.

Ir al contenido