Cristóbal de Olid nació en España en 1488, a la edad de 30 años emprendió el viaje a las tierras de ultramar, arribando a Cuba ese mismo año. Posteriormente se desempeñó como capitán en la conquista de México, regidor de Veracruz, conquistador de Michoacán y de Honduras.

A su llegada a Cuba Cristóbal de Olid se ganó la confianza de Diego Velázquez, gobernador de la isla, a quién traicionó un año después al ponerse al servicio de Hernán Cortés, quien lo nombró capitán y, posteriormente, lo designó regidor del cabildo de la Villa Rica de Veracruz en 1519. Olid fue un incansable combatiente que tuvo una importante presencia en la batalla de Otumba, así como durante el cerco y caída de Tenochtitlán.

En 1521, participó en una fallida conspiración contra Cortés, quien castigo su traición quitándole el cargo de regidor del Cabildo de Veracruz. Sin embargo, Olid se volvió a ganar la confianza de Cortés más tarde y en 1522 lo envió a emprender la conquista de la región de Michoacán y dos años después la conquista de Honduras.

El 11 de enero de 1524 Cristóbal de Olid partió rumbo al entonces llamado cabo de las Hibueras, actual costa de Honduras y ya estando ahí volvería a traicionar la confianza de Cortés, estableciendo nuevamente tratos con Diego Velázquez. En esta ocasión Cortés fue implacable con el insurrecto y envió una expedición para apresarlo. Tras un breve juicio fue acusado de traición y ejecutado en Naco, Honduras, el 16 de enero de 1525.

Esta lámina forma parte de la crónica de fray Pablo Beaumont, en la que se representa el encuentro de Cristóbal de Olid con el Cazonci o gobernante del reino tarasco, data de 1792 y actualmente forma parte de la colección del Museo Regional de Michoacán, Nicolás León Calderón. Conócela en la Mediateca INAH.

 

 

Ir al contenido