Químico y biólogo francés, considerado uno de los precursores de la microbiología. Sus estudios revolucionaron la medicina al demostrar que la acción de los gérmenes microscópicos eran los causantes de muchas enfermedades.

Pasteur demostró que, al hervir la leche a 65 grados Celsius durante treinta minutos, se podían destruir las bacterias patógenas que producían su alteración. A este proceso se le llamó pasteurización. Las investigaciones de Pasteur también demostraron que los microorganismos son los agentes de las enfermedades y los propagadores de las infecciones.

En 1881 comenzó sus investigaciones sobre la rabia. Cuatro años después utilizó la vacuna por primera vez en un muchacho mordido por un perro rabioso. Después de dos semanas de aplicar dosis cada vez más fuertes, obtuvo resultados exitosos.

Antes de la vacuna antirrábica de Pasteur, las personas mordidas por los llamados perros del mal tenían pocas probabilidades de sobrevivir, por lo que al verse afectados por tan terrible enfermedad, los fieles creyentes invocaban el poder divino para recuperar la salud.

Este exvoto es ofrecido por Alejandro Nava para agradecer a san Juan por haberle librado de la muerte tras ser mordido por un perro rabioso. Este retablo se exhibe en la exposición temporal Memoria de Milagros, en el Museo Nacional de las Culturas del Mundo. Visita virtualmente esta exposición en la Mediateca INAH.

Ir al contenido