Francisco nació en 1506 en el castillo de Javier, en Navarra, España. Fue presbítero de la Compañía de Jesús y evangelizador en la India. Por su incesante labor fue llamado "Apóstol de las Indias".

En 1525, Francisco dejó su lugar de origen para continuar sus estudios en la universidad de París. En el colegio de Santa Bárbara conoció a Ignacio de Loyola, con quien hizo votos de viajar a Tierra Santa, así como de consagrar su vida al servicio de Dios y de la Iglesia. En 1537 fue ordenado sacerdote en Roma y se dedicó a realizar obras de caridad. 

Cuando el rey de Portugal solicitó al Papa misioneros para las Indias Orientales, san Francisco Javier fue enviado con el nombramiento de nuncio. Durante diez años predicó el Evangelio en diversos reinos de la India y en Japón. 

La noche del 2 al 3 de diciembre de 1552 en la Isla Shangchuan, donde aguardaba la llegada del barco que lo trasladaría a China, cayó gravemente enfermo. Murió a orillas del mar el 3 de diciembre de 1552, a los 46 años de edad. El Papa Pío X lo nombró patrono oficial de las misiones extranjeras y de todas las obras relacionadas con la propagación de la fe. 

En este óleo sobre tela, obra del pintor novohispano Francisco Martínez, San Francisco Javier es transportado por angelillos que portan los atributos más comunes del santo: el crucifijo, la vara de azucenas y una concha. Esta pintura data de 1723 y actualmente forma parte de la colección del Museo Nacional del Virreinato. Conócela en la Mediateca INAH.

Ir al contenido