Toniná, espacio sagrado maya habitado por un pueblo guerrero, está emplazado en la cima de una colina que domina el valle de Ocosingo. Su apogeo va del año 600 al 900, dentro del periodo Clásico, y fue el último testigo del ocaso del llamado Viejo Imperio Maya, cuya última fecha fue hallada justamente en Toniná y corresponde al año 909.

Prueba del esplendor que alcanzó Toniná es su núcleo político-ceremonial, el cual está integrado por la Acrópolis y la Gran Plaza, en las cuales se concentran diversos edificios. Entre las majestuosas piezas arqueológicas que podemos admirar en Toniná se encuentra el Monumento 114 que muestra al gobernante palencano K’inich K’an Joy Chitam representado como cautivo. De acuerdo con el texto glífico, Chitam fue capturado por los señores de Toniná durante la guerra que esta ciudad emprendió contra Palenque en la fecha 13 Ak’bal 16 Yax, equivalente al 26 de agosto de 711 d.C.

El Monumento 114 data del periodo Clásico Tardío y forma parte de la colección del Museo Regional de Chiapas. Conoce más de esta pieza y de la zona arqueológica de Toniná en la Mediateca INAH.

Ir al contenido