En las culturas mesoamericanas el maíz tuvo un papel trascendental. Su semilla era concebida como una mujer, cuyas diversas edades iban representando el desarrollo de la mazorca y debido a la importancia de este proceso sus etapas estaban asociadas a distintas deidades.

En el panteón mexica la diosa del maíz tierno era Xilonen, la cual es representada sosteniendo en la mano derecha un chicahuaztli decorado con cabezas de serpientes y en la izquierda un par de mazorcas. Está ataviada con faldellín a la rodilla, orejeras discoidales y dos sartales de cuentas esféricas.

Este brasero con la representación de Xilonen data del periodo Posclásico Tardío, fue encontrado en Tláhuac y actualmente forma parte de la colección del Museo Nacional de Antropología. Conoce más de esta pieza arqueológica en la Mediateca INAH.

Ir al contenido