La llegada de los españoles a tierras americanas fue motivada por la búsqueda de riquezas, principalmente el oro; sin embargo en Mesoamérica éste no era considerado tan valioso como en Europa, África y Asia.

En el área cultural mesoamericana, el oro era escaso pues se obtenía de las corrientes de los ríos por el método de lavado. En la cosmovisión indígena el oro era considerado un desecho del sol, por lo tanto sagrado. Su uso estaba asociado con nobles y gobernantes como símbolo de poder.

Este arete representa a un disco solar con forma de Quetzalcoatl. El nivel de detalle de trabajo es sorprendente y es un ejemplo claro de las técnicas orfebres de la cultura mixteca. Hoy en día esta pieza se exhibe en el Museo Nacional de Antropología. Conócela en la Mediateca del INAH.