La comida oaxaqueña, declarada por la UNESCO como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, se caracteriza por su amplia gama de olores, sabores y colores, cuyos encantos la convierten en un delicioso placer.

Con una cocina de raíces prehispánicas, la gastronomía de Oaxaca, es tan deliciosa como diversa, ofreciéndonos una amplia gama de platillos entre ellos las tlayudas, el tasajo, enfrijoladas, entomatadas o chapulines. Y no podemos olvidar las ricas bebidas, como las aguas frescas o el mezcal.

La pintura que aquí se presenta, fue elaborada en 1844 y su autor se desconoce. Conócela en el Museo Nacional de Historia, Castillo de Chapultepec o en la Mediateca INAH.