Izapa


Izapa
Lugar del río de la sal

Centro ceremonial, político y religioso del Soconusco durante casi mil años. Entre los vestigios de sus plazas es posible admirar estelas y altares con relieves notables que, en opinión de algunos especialistas, reflejan la evolución del arte olmeca al maya.


No hay consenso sobre el significado del nombre Izapa. Además de “lugar del río de la sal”, también es posible que sea una deformación de atzacua (“lugar del reservorio de agua”) o de ixtapan (“sobre el arenal”), todos ellos vocablos de origen náhuatl. En Izapa se desarrollaron las culturas mije-zoque y maya. Se trata de un lugar con múltiples ocupaciones a lo largo del tiempo, que van desde el periodo Preclásico o Formativo hasta el Posclásico, es decir, desde por lo menos 1500 a.C. hasta 1200. En cuanto a la actividad escultórica en piedra, por la que el sitio ha cobrado fama, esta se extiende desde el Formativo Medio y Tardío (650 a.C.) hasta el Clásico Temprano (100)

En este lugar hay evidencias culturales mije-zoque (relacionadas a su vez con los olmecas arqueológicos) y mayas, cuyas características estuvieron presentes posteriormente en todo el área maya del Clásico. Por su parte, la presencia de enclaves mexica, cuyo objeto era cobrar tributos en la región de la costa chiapaneca, es patente en todos aquellos poblados que tienen nombres en lengua náhuatl desde Tonalá, Chiapas, hasta El Salvador en Centroamérica.

Los montículos de la zona presentan un arreglo de plazas o patios que se denominaron de acuerdo con el avance de los trabajos de exploración. La regularidad de las orientaciones y traza de los espacios, así como las constantes en posicionamiento de monumentos, indican una actividad constructiva bajo los mismos patrones básicos de planeación. Los Grupos A y B se localizan al centro de la zona nuclear de monumentos, mientras que los C, D, E, G y H rodean este núcleo; el F está ubicado el norte del conjunto. No todos los grupos están abiertos al público, hoy sólo es posible visitar los A, B y F.

Con respecto a las esculturas de Izapa, conjuntan ideas conmemorativas y mitológicas sobre el ser humano y la naturaleza, y su función era tanto práctica como espiritual. Su mayor aporte es la escultura de bulto en el acomodo de estelas y altares, elementos culturales asociados a los montículos más importantes, los cuales aparecen también más tarde en el área maya. En muchas de estas estelas están retratados personajes que aparecen en las leyendas del Popol Vuh, libro que narra las antiguas tradiciones originarias de los mayas de Los Altos. El estilo Izapeño se propagó a todo el territorio ahora conformado por las costas chiapaneca y guatemalteca. Se caracteriza por estelas talladas en bajorrelieve, con un formato vertical dividido en tres planos: el celeste, el terrenal y el del inframundo, donde reproduce escenas ricas y alegóricas con deidades, personajes y descripciones de la narrativa oral.



INFORMACIÓN PRÁCTICA

Miércoles a domingo de 8:00 a 17:00 hrs.
Entrada libre
Se localiza a 11 kilómetros de Tapachula, Chiapas.

CONTACTO

+52 (961) 612 2824
+52 (961) 612 8360
miguel_riva@inah.gob.mx
http://www.inah.gob.mx
FACEBOOK
TWITTER


AVISO LEGAL
La integración, estandarización y revisión de los objetos que contiene este repositorio digital son actividades continuas por lo que los datos pueden cambiar parcial o totalmente en cualquier momento. Todos los contenidos de este portal pertenecen al Instituto Nacional de Antropología e Historia. La información y los archivos puede ser descargados y compartidos sin fines comerciales siempre que se reconozca su autor y no sean alterados.