Martín de Tours nació en Hungría aproximadamente en el año 316. Estudió en Pavía , Italia y a la edad de 15 años, y yendo en contra de su vocación religiosa, su padre lo obligó a formar parte de la guardia imperial romana.

Cuenta la leyenda que un fresco día de invierno, Martín se encontraba en la ciudad romana de Amiens, Francia y entre la multitud vio a un indigente que temblaba de frío, sin dudarlo Martín le dio mitad de su toga. A la siguiente noche se le apareció Cristo con la mitad de la toga y le agradeció su noble gesto.

Tras unos años de servir en el ejército romano Martín pudo dejarlo y dedicarse a servir a Dios, fundó un monasterio , el cual rápidamente contó con 80 religiosos. Durante su ministerio propagó la fe cristiana y es patrono de los soldados y tejedores.

Este óleo sobre tela se exhibe en el Museo Histórico Casa de Allende. Conoce esta pintura en la Mediateca INAH

Ir al contenido