La rabia es una enfermedad infecciosa, causada por un virus, la cual puede ser transmitida a los seres humanos a través de la mordedura de animales infectados. Durante mucho tiempo la rabia cobró miles de vidas, siendo los perros uno de los principales transmisores del mal, cuyos síntomas incluyen fiebre, dolor de cabeza, exceso de salivación, espasmos musculares, parálisis y confusión mental. Dicha situación cambió en 1885, cuando Louis Pasteur aplicó con éxito la primera vacuna contra rabia.

En el exvoto que aquí se presenta se refleja el enorme temor que representaba ser mordido por un perro del mal. Conócelo en la exposición “Memoria de Milagros” que se expone en el Museo Nacional de las Culturas del Mundo o en la Mediateca INAH.