El culto a la Virgen del Refugio en la Nueva España fue impulsado por el jesuita Juan José Giuca, quien en 1719 trajo consigo una estampa de la virgen procedente de Italia junto con la devoción por esta advocación mariana que se propagó rápidamente desde la Alta California hasta Guatemala.

Miguel Cabrera, uno de los más importantes pintores novohispanos, fue el primero en pintar a la Virgen del Refugio en el año de 1757; a partir desde ese momento, la imagen se reprodujo en todo el territorio de la Nueva España. Actualmente en México, el día de la Virgen del Refugio se celebra el 4 de Julio.

Este óleo sobre tela, cuyo autor se desconoce, se exhibe en el Museo de Guadalupe en Zacatecas. Conoce más de esta pintura en la Mediateca INAH