Este trabajo tiene como objetivo central mostrar las antiguas relaciones que se dieron entre los humanos y los perros en tiempos coloniales, elaborando para ello un análisis de larga duración a partir de fuentes judiciales.
El análisis de las disposiciones y procesos judiciales que normaron a los canes en la Nueva España durante los siglos XVI-XVIII permitieron observar que los perros tuvieron diversos roles dentro de la vida cotidiana novohispana, pues se les asoció a problemas inquisitoriales, causando mordeduras a las personas; se vincularon con cuestiones de brujería; representando insultos y como parte de un estatus social.

Hechos que influyeron en la transformación de la apreciación que se tuvo de los perros durante los siglos XVI, XVII y XVIII.

Este artículo, publicado en la revista Glifos, es de la autoría de Héctor Joaquín Bolio Ortiz y co-autoría de Juan Pablo Bolio Ortiz. Conócelo en la Mediateca INAH.