Santo Tomás de Aquino, fraile dominico nacido en Italia en 1224, fue uno de los pensadores más importantes de la Edad Media. Santo Tomás ingresó a la Orden de Predicadores a los diecinueve años, lo disgustó a su noble familia, los condes de Aquino, motivo por el cual su madre y sus hermanos lo recluyeron durante casi año y medio en el castillo de Montesangiovanni pero este hechono logró resquebrajar su vocación.

La vida de Santo Tomás estuvo dedicada a la docencia, impartió cátedra en París, Roma y Napoles; al estudio de la palabra de Dios; y a la redacción de numerosos escritos, entre ellos la Suma Teológica.

Santo Tomás de Aquino murió en la abadía de Fossanova el día siete de marzo de 1274 cuando iba de camino al concilio de Lyon. Fue canonizado por Juan XXII el 18 de julio de 1323; el once de abril de 1567, San Pío V lo declaró Doctor de la Iglesia; y León XIII lo proclamó patrón de todas las universidades y escuelas católicas el 4 de agosto de 1880.

Este óleo sobre tela fue elaborado en el siglo XVIII por Diego Calderón y hoy se exhibe en el Museo Nacional del Virreinato. Conoce más de esta pintura en la Mediateca INAH.