El pintor alemán Juan Moritz Rugendas realizó diversas obras costumbristas a lo largo de América latina en la primera mitad del siglo XIX. Como artista inspirado por el varón de Humboldt visitó diversos países, entre los que se encuentran: Argentina, Perú, Chile y México.
Juan Moritz Rugendas es ampliamente conocido por sus obras en acuarela y al óleo que documentan en detalle la vida cotidiana, por ejemplo, esta obra titulada “Alameda de México, una de las glorietas. Paseo por la mañana” está elaborada en óleo sobre papel y fue realizada en la década de los treinta del siglo XIX.

La Alameda Central es un espacio con una larga historia respecto a lugares de esparcimiento en la Ciudad de México, pues desde que el virrey Luis de Velasco autorizó en 1592 la construcción de un parque, la élite de la sociedad novohispana, frecuentaba dicho lugar. El nombre de Alameda proviene de los álamos que ahí se plantaron, aunque tuvieron que ser sustituidos por fresnos.

Hacia 1775, el virrey Carlos Francisco de la Croix amplió las calzadas laterales de la Alameda, la cual adquiría una forma rectangular en vez de cuadrada. Sin embargo, fue solo hasta el siglo XIX cuando este lugar se convirtió en un espacio de sociabilidad con gran afluencia, llegando a atraer gente de diversos estratos sociales como se puede apreciar en la pintura. La Alameda se fue embelleciendo a lo largo de su historia con fuentes y esculturas neoclásicas que adornaban a la ciudad.

Conoce más de este pintor en la Mediateca INAH