La vida y obra de algunos santos fue tan prodigiosa que dieron origen a muchas leyendas, algunas de ellas muy interesantes, como la de Réprobo, mejor conocido como san Cristóbal.

Réprobo, el gigante que quería servir a la persona más poderosa del mundo, y al no encontrarla se dedicó a ayudar a la gente a cruzar un río, pues muchos morían ahogados al intentarlo. Dicha labor la desempeñó de manera normal, hasta que un día se presentó ante él un niño que le pidió que lo ayudara a pasar al otro lado del río, Reprobó lo cargó sobre sus hombros, pero conforme avanzaba su peso era cada vez mayor, al grado que el gigante confesó que creía haber cardo el mundo entero.

Réprobo decidió cambiar su nombre por el de Cristóbal, que significa “el que porta a Cristo”, después de interrogar al niño, quien le dijo que él era Cristo y que su enorme peso se debía a que cargaba los pecados del mundo.

Conoce más en Mediateca:

 

https://mediateca.inah.gob.mx/…/islan…/object/pintura%3A3468