Las relaciones comerciales entre Asia y América se consolidaron a partir del siglo XVI. El Galeón de Manila, también llamado Nao de China, era el nombre con el que se conocían las naves españolas que cruzaban el océano Pacífico una o dos veces por año entre Manila (Filipinas) y los puertos de Nueva España en América. La presente moneda acuñada en honor a Carlos III, hijo de Felipe V, señala que hacia el siglo XVIII se reanudó e incrementó el comercio transpacífico con Manila. En la moneda, realizada en plata, se muestra una embarcación de vela de tres palos sobre el mar.