Los colores, motivos pictóricos, pigmentos, formas, simbología, representaciones y usos de las ollas antropomorfas varían de acuerdo a la cultura, zona geográfica y temporalidad.

La mayoría de ellas tienen funciones utilitarias, sin embargo, los atributos modales y las formas de hombres y dioses, en ocasiones con elementos zoomorfos representadas en ellas, incidían en su uso. Por ejemplo, algunas ollas policromas de la península de Yucatán estaban hechas para las casas de habitación y otras, en cambio, para las prácticas funerarias y tumbas de tiro. Entre las representaciones de Xibalba, dios del inframundo del periodo Clásico, es común encontrar al dios supremo como un aciano con la boca abierta, desdentado y con ojos en espiral. Por otro lado, en la cultura totonaca, las ollas con formas de mujeres suelen ser parte de ofrendas a la fertilidad y la vida.

Descubre estos y otros objetos aquí en la Mediateca INAH.