Los mapas geográficos que se difundían en Europa durante el siglo XVII compilaron crónicas e informaciones sobre los hallazgos y descubrimientos realizados en el septentrión novohispano.

La exploración y conquista del Nuevo Mundo fueron plasmadas en las descripciones realizadas entonces. Pero esta información resultó muchas veces inexacta y fantasiosa, así que lo que llegó a conocerse en el Viejo Mundo, acerca del norte novohispano en particular, casi no tenía relación con la realidad. La reproducción del mapa de Tatton que aquí aparece, y cuyo original es un grabado hecho en 1616, representa una verdadera joya de lo que hoy día es el territorio de México, América Central y sureste de Estados Unidos.

Encuentra este y otros mapas aquí en la Mediateca INAH.