En algunas regiones de México y América Latina, la veneración a la Virgen de la Soledad es un culto que ha perdurado por varios siglos.

Esta adoración tiene un fuerte arraigo en los exvotos, y su nombre guarda relación con el retiro en soledad de María a lo alto del calvario. En la figura que aquí aparece, se puede leer y apreciar tal devoción: “En el mes de Mayo de 1888 se bolvió loca Visenta Garcia, y hallándose su esposo en tal apuracion fransisco Mejia se emcomendó a Ma Sma de la Soledad de Sta Cruz de Mejico y en el acto quedo sana y en gratitud le dedica este Retablo”.

Encuentra este y otros exvotos aquí en la Mediateca INAH.