En su Historia de la Ciudad de México, Manuel Orozco y Berra ofrece datos de 1854 sobre los viajes en diligencias. La línea de Veracruz salía de Veracruz a México todos los días excepto los domingos; y de México a Veracruz todos los días excepto los sábados. “El viaje se hace en tres días y medio”. De México a Tepic “se hacen nueve días” con descansos en Querétaro, Lagos y Guadalajara.

A Toluca, la diligencia salía a “las siete de la mañana” tanto de ida como de vuelta, y llegaba a su destino a las dos de la tarde “el mismo día de su salida”. Se detenía en Cuajimalpa para almorzar. Los precios, por ejemplo de México a Puebla eran de 7 pesos y 4 reales; a Tepic 80 pesos; a Pachuca y Cuautla, 3 pesos; y a Guadalajara 60 pesos.

Como se puede ver en esta obra, Asalto a la diligencia de Manuel Serrano, realizada en el siglo XIX, se corrían riesgos. El cuadro pertenece a la colección del Museo Nacional de Historia, Castillo de Chapultepec, pero puedes verla aquí en la Mediateca INAH.