Mirando las máscaras y los rostros mayas, Paul Westheim, historiador de arte, escribe: “La máscara es el otro yo. El hombre precortesiano tiene dos nombres: aparte del que le sirve en su vida cotidiana, el nombre ritual. Dos nombres, dos personalidades distintas: uno corresponde a la corpórea y real, el otro a la ritual —o por decirlo así, psíquica— suprarreal”. En la máscara, el hombre se representa como quería verse o como esperaba reconocer, en el otro mundo, a los dioses.

Aquí, en la Mediateca INAH, puedes ver los rostros y máscaras mayas.