Cihuacóatl, “mujer serpiente”, también recibía el nombre de Yaocíhuatl “mujer guerrera” o Tonantzin “Nuestra madre”.

Fue ella quien molió los huesos que rescató Quetzalcóatl del Mictlán para crear a la humanidad.

Se aparece aullando y cargando una cuna que abandona en los mercados con un cuchillo de obsidiana en señal de que tiene hambre y que debe hacerse un sacrificio, regularmente se sacrificaba en su honor a una mujer.

Aquí en la Mediateca INAH puedes ver varias representaciones de Cihuacóatl.