Donde se pensaba que no había esperanza, el poder de la divinidad hizo posible la realización de un milagro.

Los exvotos dedicados a accidentes y enfermedades tienden a ser los más numerosos a lo largo del siglo XX. Tal como podemos observar en el siguiente exvoto, el texto tiene un gran valor, pues detalla el infortunio con mayor precisión. Además, el estilo de la redacción y la ortografía nos da una idea general del creyente y su contexto:

“Chamácuaro en 1923. Cayó un Rayo en la Puerta del Templo muchas mujeres cayeron

en Tierra Eufrosina Nieto que era una de las caídas invocó al Milagroso Sn Nicolás y ninguna murió"

En la colección de exvotos que aparecen en el portal de la Mediateca INAH, podrás apreciar la espontaneidad de esas narraciones.