Dzibilnocac


Dzibilnocac
Bóveda pintada

De su pasada grandeza quedan como testimonio una amplia plaza y espléndidos edificios, algunos decorados con mascarones. También se han encontrado restos de pintura que muestran jeroglíficos y dioses del panteón maya.

Los antiguos habitantes construyeron Dzibilnocac en una amplia planicie, por lo que la ciudad presenta un patrón urbano caracterizado por un conjunto de patios y de plazas que estaban intercomunicados. En la región central de los Chenes se ubica la mayor parte de la arquitectura más voluminosa, por lo que la extensión territorial del asentamiento tiene peculiares características de construcción, mientras que la expansión urbana se aleja del centro, simulando círculos, la volumetría y la calidad arquitectónica va decreciendo hasta llegar a las zonas rurales. Se considera que las primeras evidencias de ocupación humana fueron aproximadamente entre los años 500 y 50 a.C. La riqueza del suelo propició la agricultura y a su vez el sedentarismo. Cabe mencionar que la parte central de la zona era habitada por los rectores o gobernantes, así como por los nobles, sacerdotes y otras clases de alto rango. Dzibilnocac fue una capital regional, y así como muchas otras que urbes, que de la misma manera ejercían un control sobre los bienes y recursos del territorio que dominaban y, por ende, la rendición de tributos de la zona dominada. El declive del sitio tuvo lugar alrededor del año 1000.


INFORMACIÓN PRÁCTICA

Lunes a domingo de 8:00 a 17:00 hrs.
Entrada libre
Se localiza a 150 kilómetros al oriente de la ciudad de Campeche.

CONTACTO

+52 (981) 816 8179
http://www.inah.gob.mx
FACEBOOK


AVISO LEGAL
La integración, estandarización y revisión de los objetos que contiene este repositorio digital son actividades continuas por lo que los datos pueden cambiar parcial o totalmente en cualquier momento. Todos los contenidos de este portal pertenecen al Instituto Nacional de Antropología e Historia. La información y los archivos puede ser descargados y compartidos sin fines comerciales siempre que se reconozca su autor y no sean alterados.