Ocoyoacac


Ocoyoacac
Lugar en donde empiezan los ocotes

Posiblemente habitado por inmigrantes teotihuacanos, el conjunto arquitectónico de este lugar está formado por áreas de cuartos muy sencillos.


La zona arqueológica se localiza en el lado oeste del lomerío bajo de la Sierra de las Cruces, en el sitio conocido como Tlalcozpan. Su ocupación data de 450 y continuó hasta 650 (periodo Clásico). En ese entonces, el valle de Toluca estaba ocupado por grupos agricultores originarios de la familia otomiana. Después se avecindaron en la región habitantes de Teotihuacán, cuya presencia se ha constatado también en otros municipios, tales como Metepec, Calixtlahuaca,  Ojo de Agua (en Tenango del Valle), Los Cerritos, Santa Cruz Azcapotzaltongo, Rancho la Mora (en Toluca), Villas del Campo y  Las Fuentes (en Calimaya), San Mateo Atenco y San Antonio La Isla.

La diversidad de ecosistemas y la riqueza de recursos naturales existentes en el valle de Toluca ofrecieron las condiciones necesarias para la subsistencia humana. En la planicie aluvial, los nuevos pobladores se encontraron con recursos lacustres y tierras fértiles, y en el de lomeríos, con terrenos aptos para cultivar maíz, calabaza y frijol. Asimismo, la zona boscosa brindaba el recurso de la madera y la posibilidad de cazar y recolectar frutos.

El valle de Toluca se distinguió, entonces, por asentamientos venidos de Teotihuacán. Es posible que de aquí enviaran a la gran metrópoli diversos productos para la subsistencia de su gente, que de este modo se pudo surtir de productos agrícolas y lacustres, así como de gramíneas, fauna del lago, cal y madera, todo lo cual se transportaba a través de las rutas de comunicación que ya se habían establecido desde tiempo atrás. 

En Ocoyoacac se construyeron habitaciones sencillas y recintos ceremoniales incorporando ideas, costumbres o modas teotihuacanas, lo que se refleja en la manufactura de vasijas, figurillas, objetos de molienda y artículos líticos hallados durante las excavaciones en el sitio.

El contacto entre la población del valle de Toluca y Teotihuacán queda de manifiesto también con materiales como la obsidiana verde —cuyo comercio en ese tiempo era controlado por Teotihuacán—, así como la pizarra y la cerámica importada de la gran urbe. De ahí también se adoptaron costumbres y ritos, como el juego de pelota, la forma de enterrar a los muertos y el culto a Quetzalcóatl y Tláloc.



INFORMACIÓN PRÁCTICA

Martes a domingo de 9:00 a 17:00 hrs.
Entrada libre
Se localiza en el municipio de Ocoyoacac, Estado de México.

CONTACTO

+52 (722) 167 1325
+52 (722) 215 9560
cinah_edomex@inah.gob.mx
http://www.inah.gob.mx
FACEBOOK
TWITTER


AVISO LEGAL
La integración, estandarización y revisión de los objetos que contiene este repositorio digital son actividades continuas por lo que los datos pueden cambiar parcial o totalmente en cualquier momento. Todos los contenidos de este portal pertenecen al Instituto Nacional de Antropología e Historia. La información y los archivos puede ser descargados y compartidos sin fines comerciales siempre que se reconozca su autor y no sean alterados.