Paquimé


Paquimé
Lugar de casas grandes
Patrimonio mundias desde 1998

Este sitio es famoso por sus construcciones de lodo y sus puertas en forma de T, lo cual demuestra la destreza arquitectónica de sus antiguos pobladores. Hacia el oeste de la ciudad hay una hilera de estructuras construidas con relleno y piedra que probablemente estuvieron cubiertas de cal pintada y desempañeron la función de centros ceremoniales.


Paquimé está ubicado en el norte del país, en la región geográfica del Desierto Chihuahuense, donde sus arterias de vida son los ríos Casas Grandes, Santa María y El Carmen. Fue inscrito en 1998 en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO, pues sus vestigios nos hablan no sólo del valor cultural de esta zona arqueológica, sino que aportan un testimonio único y excepcional de las relaciones entre Mesoamérica y el norte de México, y ofrecen un excelente ejemplo de la evolución tipológica de la construcción, así como de la traza arquitectónica.

Aquí se encuentran las huellas de una historia enmarcada por magníficos escenarios de arquitectura de tierra, que se inicia hacia el año 600 de nuestra era con las primeras aldeas de casas foso, localizadas cerca de los manantiales en las áreas ribereñas. Dichas aldeas fueron abandonadas hacia el año 900 y sustituidas por construcciones hechas a base de muros de tierra batida, es decir, de lodo. Los primeros conjuntos multifamiliares son casas con patios internos usados como unidades domésticas y talleres.

Más tarde, hacia el año 1200, gracias al desarrollo de la agricultura de riego, la riqueza permitió la evolución arquitectónica de la unidad familiar y comenzó la edificación de un centro de población compuesto por grandes conjuntos familiares de hasta tres pisos de altura, con bodegas, salones, habitaciones y estancias, destinados a la clase gobernante. También se erigieron talleres para los artesanos y templos para la veneración religiosa, plazas para mercado, canchas de juego de pelota y sistemas hidráulicos con aljibes y acequias, para comodidad del pueblo.

En este periodo florece el comercio con los pueblos del norte y las llamadas culturas de Occidente, aumenta considerablemente la interacción regional y prosperan diversos oficios artesanales. Se importan guacamayas del sur, turquesas y objetos de cobre del norte, sal del desierto de Samalayuca y conchas de diversas especies animales traídas desde las costas del Pacífico. A las mismas regiones se exportan objetos suntuarios de mucho aprecio: cerámica polícroma, vasijas antropomorfas o de efigie, y objetos de turquesa y cobre, así como arcillas, entre muchos otros materiales más, hoy expuestos en el Museo de las Culturas del Norte ubicado en la misma zona arqueológica.



INFORMACIÓN PRÁCTICA

Martes a domingo de 9:00 a 17:00 hrs.
$70.00 pesos
En las inmediaciones del poblado de Casas Grandes en los límites de la Sierra Madre Occidental.

CONTACTO

+52 (636) 692 8003
+52 (363) 692 24140
http://www.inahchihuahua.gob.mx/
VISITA VIRTUAL


AVISO LEGAL
La integración, estandarización y revisión de los objetos que contiene este repositorio digital son actividades continuas por lo que los datos pueden cambiar parcial o totalmente en cualquier momento. Todos los contenidos de este portal pertenecen al Instituto Nacional de Antropología e Historia. La información y los archivos puede ser descargados y compartidos sin fines comerciales siempre que se reconozca su autor y no sean alterados.