Solapas principales

Abanico


  • Sobre el recurso

    Título(s)
    Título
    Abanico

    Descripcion
    Abanico elaborado en papel litografiado y coloreado a la acuarela con varillaje de marfil calado con aplicaciones de concha nácar y de hoja de plata dorada. El país muestra, por un lado, una familia llorando la pérdida del ser amado, que al parecer es el padre del muchacho que le llora recargado sobre la pared y con el rostro cubierto por las manos, frente a él, su madre y su hermana rezan de rodillas por el alma del difunto, al fondo se observa el cuerpo cubierto por una manta blanca y una corona de rosas blancas encima, a sus pies, llora lastimero un perro. La escena está enmarcada dentro de un decorado de flores donde el color predominante es el negro, símbolo de duelo. El otro lado del país nos muestra una escena en la cual un músico, sentado sobre una silla, acompaña el canto de una joven que se encuentra de pie y viste de morado, para el deleite de una bella mujer que se encuentra sentada con su pequeña hija sobre las piernas, en medio de ellos una mesa con una partitura sobre su atril y detrás de la mujer con su hija, su dama de compañía de pie. La escena está enmarcada dentro de un decorado fitomorfo predominando el color gris opaco y negro al centro. Sobre las delgadas ondas de color blanco que rodean la escena se observa una inscripción que indica la pertenencia del abanico. La baraja presenta diez varillas de marfil caladas con motivos fitomorfos así como grabados incisos con aplicaciones de hoja de plata dorada. Las varillas que cierran la baraja presentan aplicaciones de concha nácar con hoja de plata dorada con motivos fitomorfos.

    Cedula
    Desde muy pronto y en lugares diversos aparecen abanicos utilizados por todos los pueblos de la antigüedad. En el Egipto de los faraones se conocían los grandes abanicos de plumas, que hoy se pueden admirar en pinturas y bajorrelieves conservados de aquel tiempo. En China la existencia del abanico puede datarse por milenios, pues, al parecer, su uso se remonta al tiempo del emperador Hsien-Yuan, en el año 2697 A.C. La gran revolución en el mundo del abanico llegó cuando éste se hace plegable. ¿A quién se debe este invento? La respuesta que se da como más cierta es que un japonés lo inventó hacia el siglo VII de nuestra era. En el siglo XVI el abanico procedente de China y Japón, donde ya se había extendido el uso del plegable, viene a occidente, siguiendo el camino de las rutas comerciales abiertas por España y Portugal. En principio era un objeto caro y raro del que sólo las damas de alto linaje podían gozar, pero pronto surge una gran industria abaniquera que se extiende por toda Europa que copia y fabrica el modelo plegable. Son precisamente estos procesos preindustriales los que permiten que el abanico se popularice y pueda ser adquirido por todas las capas sociales. En el siglo XVIII, con la extensión generalizada del abanico, se produce también una variedad de formas y colores inusitada. La forma del abanico ha permanecido inalterable a través de los siglos. Lo único que ha variado según los dictados de la moda ha sido el país, llamada así a la parte alta del abanico, compuesta de tela o papel, esta es la parte que normalmente se ha venido decorando con representaciones de escenas costumbristas primeramente orientales, luego europeas o con todo tipo de motivos florales. El país, según las épocas podía ser de tules, gasas, etc., o adornado con pedrería o marfiles. La parte baja del abanico, normalmente de madera se llama baraja, hay abanicos que carecen de país recibiendo el nombre de abanicos de baraja. Cuando las damas del siglo XIX y principios del XX iban a los bailes eran acompañadas por su madre o por una señorita de compañía, que en las colonias hispanoamericanas recibía el nombre de chaperona, con el fin de que éstas velasen por su comportamiento. Las señoritas de compañía eran muy celosas en el desempeño de la labor que se les encomendaba por lo que las jóvenes tuvieron que inventarse un medio para poder comunicarse con sus pretendientes y pasar desapercibidas. Para ello usaban su abanico de diferentes maneras de modo que éste les servía de instrumento para pasar mensajes al galán que las cortejaba. Por ejemplo: si la dama se abanica sobre el pecho lentamente, significa: «soy soltera, no tengo novio». Si mueve el abanico en movimientos cortos y rápidos sobre su pecho: «estoy comprometida o tengo novio, sigue tu camino». Si abre y cierra el abanico y lo pone en su mejilla, le indica al joven: «me gustas». Si coloca el abanico en su sien y mira hacia arriba: «pienso en ti de noche y día». Si sospecha que su amado le es infiel o lo ve hablando con otra joven, se toca la punta de la nariz con el abanico, indicándole: «algo no me huele bien». Si camina impaciente de lado a lado golpeando la palma de su mano con el abanico: «ten cuidado, cariñito, por ahí viene la chaperona». Si abre y cierra el abanico y señala hacia el jardín: «espérame allí mi amor, pronto estaré junto a ti». Finalmente, si mira al joven sugestivamente cubriéndose la boca con el abanico, significa que le está enviando un beso, y obviamente, el joven sabe que él es el escogido.

    Nota
    Este abanico perteneció a Josefa Ortíz de Domínguez

    Temática
    Tópico
    Indumentaria
    Vida cotidiana
    Geográfica
    Europa
    Temporal
    Siglo XIX
    Nombres
  • Josefa Ortiz de Domínguez

  • Origen
    Lugar
    Europa
    Fecha de creación
    Siglo XIX
    Emisión
    Monográfico único

    Personas
    / Instituciones
    Gerardo Cordero A.: Fotógrafo

    Tipo de recurso
    Objeto tridimensional
    Objeto de uso cotidiano

    Descripción física
    Estado de conservacion
    Ha sido intervenida aunque se observa deterioro en los dobleces del país, roturas que han sido restauradas y pérdida del dorado por acción de la oxidación de la plata de la hoja que reviste los decorados del varillaje.
    Material
    Papel
    Marfil
    Concha nácar
    Pigmento a la acuarela
    Hoja de plata
    Tecnica de manufactura
    Tallado, acuarela sobre papel litografiado en blanco y negro, cortado, pegado
    Calado, grabado inciso, aplicación de concha nácar, aplicación de hoja de plata, dorado
    Alto
    46 cm
    Ancho
    24.2 cm

    Ubicación
    Museo Nacional de Historia, Castillo de Chapultepec

    Condiciones de uso
    D.R. Instituto Nacional de Antropología e Historia, México

    Creative Commons License

    Sobre el registro

    Identificadores
    MID
    72_20160405-150000:10-130409
    Inventario
    10-130409

    Catalogación
    Fuente
    Instituto Nacional de Antropología e Historia
    Idioma
    Español

    Digitalización
    Formato del original (GMD)
    Objeto tridimensional
    Formato del recurso digital
    Image/vnd.sealedmedia.softseal-jpg

  • Archivo original (JPG) 876.32 KiB
    Descargar
    Imagen mediana (JPG) 145.4 KiB
    Ver

    Descargar
    Imagen miniatura (JPG) 56.27 KiB
    Ver

    Descargar
      Dublin Core (DC)
      Metadata Object Description Schema (MODS)
      MAchine-Readable Cataloging (MARC)

    Permisos de uso

    Estas imágenes y archivos se pueden consultar, guardar y distribuir sin fines comerciales, siempre que se especifíquen los correspondientes derechos de autor, así como el hipervínculo completo dentro de la Mediateca INAH.

    Para solicitar la reproducción de fotografías y los permisos para utilizarlas, consulte el portal único de trámites del INAH en la siguiente dirección:

    Solicitud de autorización de reproducción de imágenes

  • Vista Impresión



    Título(s)
    Título
    Abanico

    Descripcion
    Abanico elaborado en papel litografiado y coloreado a la acuarela con varillaje de marfil calado con aplicaciones de concha nácar y de hoja de plata dorada. El país muestra, por un lado, una familia llorando la pérdida del ser amado, que al parecer es el padre del muchacho que le llora recargado sobre la pared y con el rostro cubierto por las manos, frente a él, su madre y su hermana rezan de rodillas por el alma del difunto, al fondo se observa el cuerpo cubierto por una manta blanca y una corona de rosas blancas encima, a sus pies, llora lastimero un perro. La escena está enmarcada dentro de un decorado de flores donde el color predominante es el negro, símbolo de duelo. El otro lado del país nos muestra una escena en la cual un músico, sentado sobre una silla, acompaña el canto de una joven que se encuentra de pie y viste de morado, para el deleite de una bella mujer que se encuentra sentada con su pequeña hija sobre las piernas, en medio de ellos una mesa con una partitura sobre su atril y detrás de la mujer con su hija, su dama de compañía de pie. La escena está enmarcada dentro de un decorado fitomorfo predominando el color gris opaco y negro al centro. Sobre las delgadas ondas de color blanco que rodean la escena se observa una inscripción que indica la pertenencia del abanico. La baraja presenta diez varillas de marfil caladas con motivos fitomorfos así como grabados incisos con aplicaciones de hoja de plata dorada. Las varillas que cierran la baraja presentan aplicaciones de concha nácar con hoja de plata dorada con motivos fitomorfos.

    Cedula
    Desde muy pronto y en lugares diversos aparecen abanicos utilizados por todos los pueblos de la antigüedad. En el Egipto de los faraones se conocían los grandes abanicos de plumas, que hoy se pueden admirar en pinturas y bajorrelieves conservados de aquel tiempo. En China la existencia del abanico puede datarse por milenios, pues, al parecer, su uso se remonta al tiempo del emperador Hsien-Yuan, en el año 2697 A.C. La gran revolución en el mundo del abanico llegó cuando éste se hace plegable. ¿A quién se debe este invento? La respuesta que se da como más cierta es que un japonés lo inventó hacia el siglo VII de nuestra era. En el siglo XVI el abanico procedente de China y Japón, donde ya se había extendido el uso del plegable, viene a occidente, siguiendo el camino de las rutas comerciales abiertas por España y Portugal. En principio era un objeto caro y raro del que sólo las damas de alto linaje podían gozar, pero pronto surge una gran industria abaniquera que se extiende por toda Europa que copia y fabrica el modelo plegable. Son precisamente estos procesos preindustriales los que permiten que el abanico se popularice y pueda ser adquirido por todas las capas sociales. En el siglo XVIII, con la extensión generalizada del abanico, se produce también una variedad de formas y colores inusitada. La forma del abanico ha permanecido inalterable a través de los siglos. Lo único que ha variado según los dictados de la moda ha sido el país, llamada así a la parte alta del abanico, compuesta de tela o papel, esta es la parte que normalmente se ha venido decorando con representaciones de escenas costumbristas primeramente orientales, luego europeas o con todo tipo de motivos florales. El país, según las épocas podía ser de tules, gasas, etc., o adornado con pedrería o marfiles. La parte baja del abanico, normalmente de madera se llama baraja, hay abanicos que carecen de país recibiendo el nombre de abanicos de baraja. Cuando las damas del siglo XIX y principios del XX iban a los bailes eran acompañadas por su madre o por una señorita de compañía, que en las colonias hispanoamericanas recibía el nombre de chaperona, con el fin de que éstas velasen por su comportamiento. Las señoritas de compañía eran muy celosas en el desempeño de la labor que se les encomendaba por lo que las jóvenes tuvieron que inventarse un medio para poder comunicarse con sus pretendientes y pasar desapercibidas. Para ello usaban su abanico de diferentes maneras de modo que éste les servía de instrumento para pasar mensajes al galán que las cortejaba. Por ejemplo: si la dama se abanica sobre el pecho lentamente, significa: «soy soltera, no tengo novio». Si mueve el abanico en movimientos cortos y rápidos sobre su pecho: «estoy comprometida o tengo novio, sigue tu camino». Si abre y cierra el abanico y lo pone en su mejilla, le indica al joven: «me gustas». Si coloca el abanico en su sien y mira hacia arriba: «pienso en ti de noche y día». Si sospecha que su amado le es infiel o lo ve hablando con otra joven, se toca la punta de la nariz con el abanico, indicándole: «algo no me huele bien». Si camina impaciente de lado a lado golpeando la palma de su mano con el abanico: «ten cuidado, cariñito, por ahí viene la chaperona». Si abre y cierra el abanico y señala hacia el jardín: «espérame allí mi amor, pronto estaré junto a ti». Finalmente, si mira al joven sugestivamente cubriéndose la boca con el abanico, significa que le está enviando un beso, y obviamente, el joven sabe que él es el escogido.

    Nota
    Este abanico perteneció a Josefa Ortíz de Domínguez

    Temática
    Tópico
    Indumentaria
    Vida cotidiana
    Geográfica
    Europa
    Temporal
    Siglo XIX
    Nombres
  • Josefa Ortiz de Domínguez

  • Origen
    Lugar
    Europa
    Fecha de creación
    Siglo XIX
    Emisión
    Monográfico único

    Personas
    / Instituciones
    Gerardo Cordero A.: Fotógrafo

    Tipo de recurso
    Objeto tridimensional
    Objeto de uso cotidiano

    Descripción física
    Estado de conservacion
    Ha sido intervenida aunque se observa deterioro en los dobleces del país, roturas que han sido restauradas y pérdida del dorado por acción de la oxidación de la plata de la hoja que reviste los decorados del varillaje.
    Material
    Papel
    Marfil
    Concha nácar
    Pigmento a la acuarela
    Hoja de plata
    Tecnica de manufactura
    Tallado, acuarela sobre papel litografiado en blanco y negro, cortado, pegado
    Calado, grabado inciso, aplicación de concha nácar, aplicación de hoja de plata, dorado
    Alto
    46 cm
    Ancho
    24.2 cm

    Ubicación
    Museo Nacional de Historia, Castillo de Chapultepec

    Condiciones de uso
    D.R. Instituto Nacional de Antropología e Historia, México

    Creative Commons License


    Identificadores
    MID
    72_20160405-150000:10-130409
    Inventario
    10-130409

    Catalogación
    Fuente
    Instituto Nacional de Antropología e Historia
    Idioma
    Español

    Digitalización
    Formato del original (GMD)
    Objeto tridimensional
    Formato del recurso digital
    Image/vnd.sealedmedia.softseal-jpg

  • MI MEDIATECA

    Mi Mediateca es un espacio personal para guardar y organizar la información que mas te interesa de la Mediateca.

    Para poder utilizar debes tener una cuenta de usuario e iniciar sesión.




Este objeto es parte de


AVISO LEGAL
La integración, estandarización y revisión de los objetos que contiene este repositorio digital son actividades continuas por lo que los datos pueden cambiar parcial o totalmente en cualquier momento. Todos los contenidos de este portal pertenecen al Instituto Nacional de Antropología e Historia. La información y los archivos puede ser descargados y compartidos sin fines comerciales siempre que se reconozca su autor y no sean alterados.