Ex Convento de San Andrés Apóstol en Epazoyucan


Ex Convento de San Andrés Apóstol en Epazoyucan
Sitio histórico

Fundado en 1540 por frailes agustinos, este convento conserva extraordinarios murales polícromos, y conjuga en sus paredes los estilos románico, mudéjar y plateresco, y numerosas contribuciones indígenas. Sobresalen las tres Tablas de Epazoyucan con escenas de la vida de Jesucristo.


Este museo está instalado en un importante edificio conventual fundado por los agustinos en el año de 1540. Conocido también como Museo Comunitario de Tomazquitla (“lugar de muchos madroños”, por el arbusto endémico, nombre original de Epazoyucan –que a su vez significa “donde abunda el epazote” –), alberga una colección total de 1,700 piezas prehispánicas y virreinales, muchas de ellas exhibidas en 14 vitrinas y un nicho, a lo largo de dos salas: La Cihuatecólotl (mujer tecolote) y la sala Colhúa (hombre de hombros anchos), así llamadas porque a ambos personajes se considera fundadores míticos de la localidad.

Comenzaron a construir el convento los frailes franciscanos, y lo concluyeron, alrededor de 1540, los agustinos, pero siempre con muchísima mano de obra indígena. Fray Juan de Grijalva, cronista de la orden de San Agustín, escribió que “la gente era tanta que se edificó casa e iglesia en siete meses y días”. El antiguo monasterio se asienta en tres niveles: terraplén, atrio e iglesia-convento. Se erigió con restos de un centro ceremonial prehispánico del que aún se advierten vestigios. Los estilos arquitectónicos que podemos apreciar en este interesante inmueble virreinal son el románico, el mudéjar y el plateresco, con muchas aportaciones de la visión indígena. Este ex convento cuenta con extraordinarias pinturas murales policromadas, con escenas de la Última Cena, la Pasión y el Tránsito de la Virgen. En el interior del templo, la techumbre es un raro alfarje del siglo XVI cuyas vigas tienen 12.50 metros de luz, y una de ellas está labrada con representaciones de querubines y motivos florales.

Después de un arduo trabajo de restauración, el Instituto Nacional de Antropología e Historia en Hidalgo tiene la satisfacción de reintegrar tres majestuosas pinturas al temple del siglo XVI llamadas “Tablas de Epazoyucan”, que se exhibirán de manera permanente dentro del recinto virreinal agustino de San Andrés Apóstol, en la Sala de los Retablos. Estas tres pinturas tabulares formaron parte de un solo altar, y son ejemplo de cómo se transmitía, a los indígenas destinatarios de la evangelización, la vida de Jesucristo, desde su Nacimiento y la Adoración de los Reyes, hasta dos escenas de la Pasión: la Oración en el Huerto y el Ecce Homo (“he aquí al hombre” en latín).

 

 

 

 



INFORMACIÓN PRÁCTICA

Martes a domingo de 9:00 a 17:00 hrs.
$ 50.00 pesos
Benito Juárez s/n, Epazoyucan, Hidalgo, México.

CONTACTO

difusion.hgo@inah.gob.mx


AVISO LEGAL
La integración, estandarización y revisión de los objetos que contiene este repositorio digital son actividades continuas por lo que los datos pueden cambiar parcial o totalmente en cualquier momento. Todos los contenidos de este portal pertenecen al Instituto Nacional de Antropología e Historia. La información y los archivos puede ser descargados y compartidos sin fines comerciales siempre que se reconozca su autor y no sean alterados.