Los seris, desierto y mar.


  • Sobre el recurso

    Título(s)
    Título
    Los seris, desierto y mar.
    Anales del Instituto Nacional de Antropología e Historia. Num. 47 Tomo XVIII (1965) Sexta Época (1939-1966)

    Resumen
    Los seris constituyen un pequeño grupo de indígenas, apenas 280 individuos, que habitan en Desemboque y en Punta Chueca, dos pequeñas localidades sobre la costa desértica de Sonora que antes de la llegada de los españoles les pertenecía en gran parte. Ellos se llaman a sí mismos "konkáak" que significa la gente, en su idioma, el seri, que pertenece al tronco yuma-pacua del Joca meridional. El paisaje seri se reduce a desierto y mar. El desierto es la parte sur del desierto Sonora-Arízona, uno de los más secos e inhóspitos del mundo, pero que florece en verano con el agua que baja de la sierra y efímeramente en invierno, como característica especial de este tipo de desierto. El mar tiene profundidades variadas y fuertes corrientes y forma una costa en partes rocosa y en otras arenosa y abierta. Tradicionalmente los seris ocupaban parte de las islas adyacentes, pero actualmente se reducen a las dos localidades ya mencionadas, sobre la costa. La vida y la cultura seri se relacionan con el mar y el desierto que los rodea. Antiguamente tenían una economía de autoconsumo y vivían nomádicamente trasladándose a lo largo de su territorio; actualmente viven más o menos sedentariamente y con una economía mercantilista, ligada a la regional. Siguen siendo pescadores y dependiendo, aunque parcialmente, de la recolección y de la manufactura de cestos, collares y otras cosas. No tienen ni han tenido agricultura, y parece que durante alguna época tuvieron una cerámica burda, que actualmente han abandonado totalmente. Su organización social está en crisis, tal vez por el paso de un tipo de economía a otro y de un sistema de vida a otro. Sus creencias, sencillas y de carácter mágico-religioso, siguen iguales que hace tiempo, y se ven poco influenciadas por la cultura occidental. Es de especial interés la cultura seri, tanto porque ha conservado relativamente bien la cultura del desierto, como porque muestra un proceso de cambio de un grupo nomádico, de economía de autosuficiencia, a un grupo sedentario con economía mercantilista y dependiente de un ámbito mayor. Muestra cierta semejanza con los grupos pimanos vecinos a ellos, y poca con los cahita que también son vecinos inmediatos; ofrecen una mayor similitud con los grupos yumanos del Gran Suroeste. Tal vez también haya presentado ciertas similitudes con los grupos, ahora extintos, de la Baja California. Algunos autores creen que el estadío cultural seri tan bajo se debe más a una regresión cultural que a una persistencia de una cultura primitiva. Pero todos los datos nos llevan a pensar que los seris conservan buena parte de la antigua cultura del desierto, primitiva por demás, que se origina en el horizonte San Pedro de la cultura Cochise. Las diferencias que se presentan con los demás grupos del desierto, y que también siguen esa tradición, se deben a formas culturales adoptadas posteriormente; por ejemplo, la agricultura para los grupos pimanos y yumanos, y para los seris, la pesca y la caza de animales marinos; pero seguramente todos tienen en común los elementos de la antigua cultura no agrícola que se adaptaba al desierto. Actualmente los seris constituyen un grupo marginal, pero su marginalismo se debe más a factores geográficos, aislamiento en el desierto y el mar, e históricos, relaciones conflictivas con sus vecinos, que aumentaban aún más tanto su aislamiento como su marginalismo, que a factores culturales y sociales. En los últimos años han resistido, culturalmente, los esfuerzos del Gobierno para lograr su asimilación cultural a la nación, pero su constante trato con los mercaderes mexicanos en pescado, llamados "armadores", han sido importantes para esta misma asimilación a la sociedad nacional. Actualmente están en una época de crisis cultural y social, con su sistema de valores casi destruido, con la adopción de sistemas occidentales negativos de valores, a través de los armadores. Con el tiempo tendrán que asimilarse totalmente a la sociedad nacional, sea como un grupo social aparte o integrándose completamente y en forma individual, a la misma sociedad nacional. Podríamos considerar que los seris, aunque fragmentariamente y como grupo en desintegración, son los representantes clásicos de la antigua cultura del desierto, preagrícola y precerámica, y que representa uno de los estadíos culturales más primitivos de América.

    Referencias:
    Nolasco A., M. Los Pápagos, habitantes del Desierto. Anales del Instituto Nacional de Antropología e Historia, T. XVI. México, 1965.
    Padilla, M. Conquista del Reino de la Nueva Galicia, Ms. 1742. México.
    Pérez de Ribas, A. Los Triunfos de Nuestra Santa Fe. México, 1944.
    Pfefferkorn, I. Sonora, A Description of the Province. Trad. de Th. E. Treutlein. New Mexico, E. U., 1949.
    Olivera, M. y Sánchez, B. Distribución Actual de las Lenguas Indígenas de México, 1964. México, 1965.
    Rudo, Ensayo. Obra de un jesuita desconocido. Escrita en el siglo XVII. Arch. Gral. De la Nación, México. (De acuerdo con las investigaciones de Antonio Pompa y Pompa, parece que el autor fue el jesuita Juan l. Nentving o Netwig).
    Thompson, H. La tribu seri. El Imparcial. Sonora, 1956.
    Pozas, H. La Baja California y el Desierto de Sonora. Los Seris. Edic. Mimeográfica del C.A.P.F.C.E. México, 1961.
    Velasco, J. F. Noticias Estadísticas del Estado de Sonora. México, 1850.
    Villaseñor y Sánchez, J. A. Theatro Americano. México, 1952.

    Idioma
    Español

    Temática
    Tópico
    Etnología
    Geográfica
    Desemboque y Punta Chueca, Sonora, México

    Origen
    Lugar
    Distrito Federal
    Fecha de publicación
    1965-02-10
    Editor
    Instituto Nacional de Antropología e Historia
    Emisión
    Monográfico único

    Autoría
    Margarita Nolasco Armas 1932-2008 (Universidad Nacional Autónoma de México)

    Tipo de recurso
    Texto
    Artículo de revista

    Condiciones de uso
    D.R. Instituto Nacional de Antropología e Historia, México

    Creative Commons License

    Sobre el registro

    Identificadores
    MID
    47_18771231-000000:27_525_7334

    Catalogación
    Fuente
    Instituto Nacional de Antropología e Historia
    Idioma
    Español

    Digitalización
    Formato del original (GMD)
    Texto
    Origen del recurso digital
    Reformateado digital
    Formato del recurso digital
    Application/pdf
    Calidad del recurso digital
    Acceso

    Área de procedencia
    Biblioteca Nacional de Antropología e Historia Dr. Eusebio Dávalos Hurtado

    Objetos relacionados
  • Archivo original (PDF) 10.16 MiB
    Imagen mediana (JPG) 76.61 KiB
    Ver

    Descargar
    Imagen miniatura (JPG) 21.34 KiB
    Ver

    Descargar
      Dublin Core (DC)
      Metadata Object Description Schema (MODS)
      MAchine-Readable Cataloging (MARC)

    Permisos de uso

    Estas imágenes y archivos se pueden consultar, guardar y distribuir sin fines comerciales, siempre que se especifíquen los correspondientes derechos de autor, así como el hipervínculo completo dentro de la Mediateca INAH.

    Para solicitar la reproducción de fotografías y los permisos para utilizarlas, consulte el portal único de trámites del INAH en la siguiente dirección:

    Solicitud de autorización de reproducción de imágenes

  • Vista Impresión



    Título(s)
    Título
    Los seris, desierto y mar.
    Anales del Instituto Nacional de Antropología e Historia. Num. 47 Tomo XVIII (1965) Sexta Época (1939-1966)

    Resumen
    Los seris constituyen un pequeño grupo de indígenas, apenas 280 individuos, que habitan en Desemboque y en Punta Chueca, dos pequeñas localidades sobre la costa desértica de Sonora que antes de la llegada de los españoles les pertenecía en gran parte. Ellos se llaman a sí mismos "konkáak" que significa la gente, en su idioma, el seri, que pertenece al tronco yuma-pacua del Joca meridional. El paisaje seri se reduce a desierto y mar. El desierto es la parte sur del desierto Sonora-Arízona, uno de los más secos e inhóspitos del mundo, pero que florece en verano con el agua que baja de la sierra y efímeramente en invierno, como característica especial de este tipo de desierto. El mar tiene profundidades variadas y fuertes corrientes y forma una costa en partes rocosa y en otras arenosa y abierta. Tradicionalmente los seris ocupaban parte de las islas adyacentes, pero actualmente se reducen a las dos localidades ya mencionadas, sobre la costa. La vida y la cultura seri se relacionan con el mar y el desierto que los rodea. Antiguamente tenían una economía de autoconsumo y vivían nomádicamente trasladándose a lo largo de su territorio; actualmente viven más o menos sedentariamente y con una economía mercantilista, ligada a la regional. Siguen siendo pescadores y dependiendo, aunque parcialmente, de la recolección y de la manufactura de cestos, collares y otras cosas. No tienen ni han tenido agricultura, y parece que durante alguna época tuvieron una cerámica burda, que actualmente han abandonado totalmente. Su organización social está en crisis, tal vez por el paso de un tipo de economía a otro y de un sistema de vida a otro. Sus creencias, sencillas y de carácter mágico-religioso, siguen iguales que hace tiempo, y se ven poco influenciadas por la cultura occidental. Es de especial interés la cultura seri, tanto porque ha conservado relativamente bien la cultura del desierto, como porque muestra un proceso de cambio de un grupo nomádico, de economía de autosuficiencia, a un grupo sedentario con economía mercantilista y dependiente de un ámbito mayor. Muestra cierta semejanza con los grupos pimanos vecinos a ellos, y poca con los cahita que también son vecinos inmediatos; ofrecen una mayor similitud con los grupos yumanos del Gran Suroeste. Tal vez también haya presentado ciertas similitudes con los grupos, ahora extintos, de la Baja California. Algunos autores creen que el estadío cultural seri tan bajo se debe más a una regresión cultural que a una persistencia de una cultura primitiva. Pero todos los datos nos llevan a pensar que los seris conservan buena parte de la antigua cultura del desierto, primitiva por demás, que se origina en el horizonte San Pedro de la cultura Cochise. Las diferencias que se presentan con los demás grupos del desierto, y que también siguen esa tradición, se deben a formas culturales adoptadas posteriormente; por ejemplo, la agricultura para los grupos pimanos y yumanos, y para los seris, la pesca y la caza de animales marinos; pero seguramente todos tienen en común los elementos de la antigua cultura no agrícola que se adaptaba al desierto. Actualmente los seris constituyen un grupo marginal, pero su marginalismo se debe más a factores geográficos, aislamiento en el desierto y el mar, e históricos, relaciones conflictivas con sus vecinos, que aumentaban aún más tanto su aislamiento como su marginalismo, que a factores culturales y sociales. En los últimos años han resistido, culturalmente, los esfuerzos del Gobierno para lograr su asimilación cultural a la nación, pero su constante trato con los mercaderes mexicanos en pescado, llamados "armadores", han sido importantes para esta misma asimilación a la sociedad nacional. Actualmente están en una época de crisis cultural y social, con su sistema de valores casi destruido, con la adopción de sistemas occidentales negativos de valores, a través de los armadores. Con el tiempo tendrán que asimilarse totalmente a la sociedad nacional, sea como un grupo social aparte o integrándose completamente y en forma individual, a la misma sociedad nacional. Podríamos considerar que los seris, aunque fragmentariamente y como grupo en desintegración, son los representantes clásicos de la antigua cultura del desierto, preagrícola y precerámica, y que representa uno de los estadíos culturales más primitivos de América.

    Referencias:
    Nolasco A., M. Los Pápagos, habitantes del Desierto. Anales del Instituto Nacional de Antropología e Historia, T. XVI. México, 1965.
    Padilla, M. Conquista del Reino de la Nueva Galicia, Ms. 1742. México.
    Pérez de Ribas, A. Los Triunfos de Nuestra Santa Fe. México, 1944.
    Pfefferkorn, I. Sonora, A Description of the Province. Trad. de Th. E. Treutlein. New Mexico, E. U., 1949.
    Olivera, M. y Sánchez, B. Distribución Actual de las Lenguas Indígenas de México, 1964. México, 1965.
    Rudo, Ensayo. Obra de un jesuita desconocido. Escrita en el siglo XVII. Arch. Gral. De la Nación, México. (De acuerdo con las investigaciones de Antonio Pompa y Pompa, parece que el autor fue el jesuita Juan l. Nentving o Netwig).
    Thompson, H. La tribu seri. El Imparcial. Sonora, 1956.
    Pozas, H. La Baja California y el Desierto de Sonora. Los Seris. Edic. Mimeográfica del C.A.P.F.C.E. México, 1961.
    Velasco, J. F. Noticias Estadísticas del Estado de Sonora. México, 1850.
    Villaseñor y Sánchez, J. A. Theatro Americano. México, 1952.

    Idioma
    Español

    Temática
    Tópico
    Etnología
    Geográfica
    Desemboque y Punta Chueca, Sonora, México

    Origen
    Lugar
    Distrito Federal
    Fecha de publicación
    1965-02-10
    Editor
    Instituto Nacional de Antropología e Historia
    Emisión
    Monográfico único

    Autoría
    Margarita Nolasco Armas 1932-2008 (Universidad Nacional Autónoma de México)

    Tipo de recurso
    Texto
    Artículo de revista

    Condiciones de uso
    D.R. Instituto Nacional de Antropología e Historia, México

    Creative Commons License


    Identificadores
    MID
    47_18771231-000000:27_525_7334

    Catalogación
    Fuente
    Instituto Nacional de Antropología e Historia
    Idioma
    Español

    Digitalización
    Formato del original (GMD)
    Texto
    Origen del recurso digital
    Reformateado digital
    Formato del recurso digital
    Application/pdf
    Calidad del recurso digital
    Acceso

    Área de procedencia
    Biblioteca Nacional de Antropología e Historia Dr. Eusebio Dávalos Hurtado


    Revista Anales del Instituto Nacional de Antropología e Historia
    Número de revista Anales del Instituto Nacional de Antropología e Historia. Num. 47 Tomo XVIII (1965) Sexta Época (1939-1966)

  • MI MEDIATECA

    Mi Mediateca es un espacio personal para guardar y organizar la información que mas te interesa de la Mediateca.

    Para poder utilizar debes tener una cuenta de usuario e iniciar sesión.




Este objeto es parte de


AVISO LEGAL
La integración, estandarización y revisión de los objetos que contiene este repositorio digital son actividades continuas por lo que los datos pueden cambiar parcial o totalmente en cualquier momento. Todos los contenidos de este portal pertenecen al Instituto Nacional de Antropología e Historia. La información y los archivos puede ser descargados y compartidos sin fines comerciales siempre que se reconozca su autor y no sean alterados.